domingo, 10 de febrero de 2013

Análisis del helicóptero no arroja hasta ahora indicios de sabotaje

Los expertos nacionales e internacionales que realizaron los primeros trabajos de investigación al helicóptero en el que murió el líder del Unace, Lino César Oviedo, el sábado 2 de febrero en el Chaco, no encuentran hasta el momento en los restos de la máquina ninguna evidencia de sabotaje.

_

Los expertos nacionales e internacionales que realizaron los primeros trabajos de investigación al helicóptero en el que murió el líder del Unace, Lino César Oviedo, el sábado 2 de febrero en el Chaco, no encuentran hasta el momento en los restos de la máquina ninguna evidencia de sabotaje. Sin embargo, todavía no está totalmente descartado ya que continúan con los análisis de los restos que se trajeron del lugar del hecho.

Esta apreciación fue dada por Emilio Venrruck, jefe de Control de Investigación y Prevención de Accidentes Aeronáuticos (CIPAA), quien además dijo que ya se descarta que la máquina haya explotado en el aire y en el suelo.

"De haber explotado en el aire (el helicóptero) los elementos del aparato debían de expandirse en un radio mucho más amplio. Este se precipitó a tierra y por el fuerte impacto se hizo trisas", dijo Venrruck.

Cuatro expertos norteamericanos, apoyados por seis paraguayos, realizan el trabajo de investigación de los restos del helicóptero, la recopilación de datos, y su análisis.

El trabajo también va a consistir en el análisis de tres factores: el sistema meteorológico de la fecha en que ocurrió el accidente, la cuestión humana y la parte técnica, que es lo que se está haciendo ahora.

En este último caso, de haber algo dudoso que no se puede asegurar a simple vista, los profesionales envían a un laboratorio de Estados Unidos para su mejor análisis, mediante fotografías.

Tras tener todos los elementos en concreto, se realiza el análisis de las tres situaciones para definir luego la causa del accidente. Por de pronto, nada está definido dentro de la investigación.

El experto también manifestó que también se descarta que el motor del helicóptero haya dejado de funcionar en el aire.

"Como la máquina no posee caja negra, es más difícil precisar lo que pasó. Sin embargo, cuenta con un GPS, un rastreador satelital, pero este quedó totalmente destruido y quedó nulo para cualquier investigación, señaló Venrruck.

El trabajo puede durar meses, incluso hasta años. Los expertos internacionales no tienen fecha definida de la culminación de la recopilación de evidencias, a esto también se le tiene que sumar la recopilación de documentaciones, del historial de la máquina, luego se hace el análisis de los mismos", explicó Venrruck.

Durante el trabajo se presentó el senador Lino César Oviedo, sobrino del extinto, quien se acercó a los investigadores para acompañar el desarrollo de la investigación, para saber a ciencia cierta lo que había ocurrido.

"No vine a buscar culpables, sino a buscar una conclusión, sin embargo, tengo mis dudas y varias preguntas que hacerles a los expertos que oportunamente les diré", explicó.


| EDICION IMPRESA | Domingo, 10 de Febrero de 2013

Fuente: www.ultimahora.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario