sábado, 27 de abril de 2013

Avioneta con cinco personas a bordo desapareció por unas horas, anoche

EL PILOTO Y PASAJEROS SE ENCUENTRAN SANOS Y SALVOS

Gran preocupación causó anoche la información de que una aeronave pequeña perdió contacto con la torre de control del aeropuerto Silvio Pettirossi. Cinco horas después de la emergencia, a las 23:00, los ocupantes avisaron que estaban bien.

Esta clase de aeronave es la que perdió comunicación ayer con el aeropuerto Silvio Pettirossi. El piloto y sus ocupantes están bien (Foto de Internet). / ABC Color

El avión partió ayer aproximadamente a las 16:30 de la Estancia Puerto Max, establecimiento perteneciente a la conocida familia Rieder y que se encuentra a unos 120 kilómetros al norte de la ciudad de Concepción.

En la aeronave estaban el piloto José Sosa Noguera y cuatro pasajeros, uno de los cuales es miembro de la citada familia y los demás son trabajadores de dicha empresa ganadera, según confirmó el funcionario de la firma Mauro Leiva.

El empleado señaló que sus compañeros realizaron diversos trabajos para la estancia y que luego se dirigieron rumbo a Asunción. Pero aproximadamente a las 18:00 el piloto comunicó al aeropuerto que se encontraban en emergencia porque paró uno de los dos motores de la aeronave.

Dicha situación ocurrió a 41 millas (unos 70 kilómetros) al norte de Asunción. Luego, la Dirección Nacional de Aeronáutica Civil (Dinac) inició el proceso de búsqueda de la máquina y de sus ocupantes.

Envió un avión para realizar reconocimiento en dicha zona, sin encontrar novedades.

Sin embargo, alrededor de las 23:00, cinco horas después de haberse producido el percance, los ocupantes del avión comunicaron a sus familiares y a la Dinac que estaban todos bien, y que se encontraban en una estancia chaqueña ubicada a 65 kilómetros al norte de la capital del país, según informó el director de la citada institución aeronáutica, Carlos Fugarazzo.

Emergencia

De acuerdo con los datos proveídos por la Dinac, el piloto de la aeronave realizó un aterrizaje de emergencia en un paraje del departamento de Presidente Hayes, y que posteriormente los miembros de la tripulación se trasladaron a caballo hasta una estancia donde había señal telefónica.

Desde aquel lugar, el joven de 17 años Eric Rieder se comunicó con sus familiares para informarles de la nueva situación, con lo cual terminaron cinco horas de preocupación desde que comenzó la avería de uno de los motores de la máquina.

Habilidad

Antes del desenlace mencionado, el funcionario Mauro Leiva, de la Estancia Puerto Max, mencionó que confiaba en la destreza y experiencia del piloto José Sosa y que tenía esperanzas de que haya podido realizar un aterrizaje de emergencia en algún lugar del departamento de Presidente Hayes.

La nave en la que se tras- ladaban los empleados y el integrante de la familia Rieder es una Beechcraft Baron 58, se informó.

Había mucha esperanza porque no se había activado la “señal ELT”, que funciona cada vez que el avión tiene un impacto de más de 50 kilos, por lo que se auguraba que el piloto pudo hacer aterrizar la nave, como ocurrió después.

27 de Abril de 2013

Fuente: www.abc.com.py

No hay comentarios:

Publicar un comentario